El cuerpo, lugar de encuentro

Qué tal si consideramos al cuerpo como lugar de encuentro, el cuerpo como fusión de diversas sustancias que permiten que vivamos, que experimentemos la vida a través de nuestras sensaciones.

El cuerpo como unidad del tiempo, el cuerpo como resultado del pasado, del presente y del futuro.

Como continuidad de nuestra evolución, como expansión materializada, concentración de emociones y sentimientos.

Las materias primas que nos componen son las mismas que componen al cosmos, al universo. Qué es el cuerpo, sino lugar de encuentro entre lo etéreo y lo encarnado.

Canalizador de ideas, de sueños, de vivencias. Manos, brazos, piernas, ojos, pelo, boca, nacen del mismo gesto de vida, de la misma chispa, del fuego del movimiento de la unicidad.